Voluntariado: Responsabilidad Social Juvenil

Voluntariado: Responsabilidad Social Juvenil

13 Abril 2011

Hace una semana atrás el Hogar de Cristo inició una Campaña de Voluntariado nacional, a través de la cual busca integrar a 5 mil jóvenes como voluntarios para las más de 700 obras sociales existentes a lo largo del país, entre ellas las cerca de 20 ubicadas en la Región de Atacama.

María de los Án... >
authenticated user Corresponsal

El voluntariado siempre ha sido una importante fuente de acción social, mediante la cual diversas fundaciones y ONG´s que abordan y trabajan la temática de la pobreza, necesitan para desarrollar plenamente su función y promover una nueva mirada de la sociedad respecto a la exclusión social.

Aunque esta práctica solidaria es un bien valorado por la opinión pública, existe un importante porcentaje  de la comunidad que no formaliza su interés, integrando alguna red de voluntariado; su principal excusa es la falta de tiempo, debido al trabajo, los estudios, la familia u otras actividades.

Según el Estudio Nacional de Voluntariado 2006, realizado por la Fundación Trascender y Collect GFK, sólo un 7% de los chilenos es voluntario, cifra que ubica a nuestro país en un segundo lugar dentro de Latinoamérica, pero muy por debajo de países desarrollados como Inglaterra (30%), Suecia (28%) y Estados Unidos (22%).

Según este mismo estudio, dentro de este porcentaje los más activos son las personas de entre 54 y 64 años con un 11, 4%, y desde esa edad para bajo la tasa de participación disminuye fuertemente, registrándose sólo 4,9% de jóvenes entre 24 y 34 años, y 8% de quienes tienen entre 15 y 24.

Estas cifras que reflejan la baja integración de los jóvenes a la acción voluntaria permanente, constituye el gran desafío que hoy ha asumido la Fundación creada por San Alberto Hurtado, a través de una Campaña enfocada especialmente a la juventud.

Jóvenes en acción

El Índice de la Solidaridad realizado por MIDE UC el año 2010 nos revela que como país tenemos una deuda con las personas que viven en pobreza. Efectivamente los chilenos somos solidarios frente a la catástrofe, pero la donación de dinero sigue estando por sobre la entrega de tiempo personal.

Si bien los aportes monetarios son imprescindibles para financiar el trabajo social de las fundaciones y en este caso del Hogar de Cristo, el desafío sigue siendo cautivas a la comunidad juvenil para que experimente la solidaridad dándose al otro, regalando su tiempo, sus habilidades y su cariño a quienes más lo necesitan. Una práctica, a través de la cual, la fundación además espera promover entre los jóvenes una cultura solidaria y responsabilidad social, ya que serán ellos quienes el día de mañana decidirán el futuro del país desde las diferentes esferas de la participación pública.

Conciencia Social que Jonathan Hermosilla, estudiante de Servicio Social en Copiapó, ha incorporado a su forma de ver el mundo, más allá de un área de futuro desempeño laboral. El 2008 llegó al Hogar de Cristo Sede Atacama Coquimbo para participar como voluntario, ofreciendo su compañía a personas de la tercera edad, desde ese momento ha ido conociendo los diferentes programas sociales que la fundación tiene en Atacama, llegando al Programa de Prevención Comunitaria existente en Tierra Amarilla.

Allí ha trabajado con los niños de sectores vulnerables de la comuna, apoyando el trabajo realizado por los monitores, educadores y psicólogos del programa que ofrece acompañamiento escolar para los niños y el empoderamiento de ellos respecto a sus derechos.

Sobre su trabajo como voluntario, Jonathan señala que “más que un beneficio personal, me motiva el poder asumir la responsabilidad que como joven tengo con la sociedad, ya que es en esta etapa de la vida donde uno cuenta con más energía, ganas y fuerzas para aportar para la superación de la pobreza”.

Responsabilidad que hace extensiva a sus pares y a toda la comunidad pues  cree que todos tienen algo que aportar para disminuir la pobreza y la exclusión, “realidades que están tan presentes día a día en nuestro país que sería egoísta no hacer nada, pensar sólo en uno… tenemos que hacernos cargo”, enfatiza.

Es ese el espíritu que el Hogar de Cristo hoy quiere contagiar por medio del voluntariado, acción que permite generar empatía con las personas que viven en vulnerabilidad, “es una experiencia transformadora, que nos ayuda a cambiar de mirada, a sensibilizarnos y crear vínculos que al final nos lleva a mejorar las prácticas con quienes viven en pobreza”, señala Carol Calderón, Jefe Social Provincial de la Fundación en Atacama.

Propósito que también mueve al Instituto Nacional de la Juventud, entidad pública que dentro de sus preocupaciones se encuentra logara movilizar a los jóvenes en la acción social constante. Así lo expresa Silvia Jorquera, Directora Regional de INJUV, quien manifiesta el interés de la Institución por apoyar iniciativas como la campaña de voluntariado que realiza el Hogar de Cristo, “nos sentimos comprometidos a que el joven de hoy se preocupe por quien tiene carencias y de algún modo se sienta un aporte a nuestra sociedad” comentó.

Campaña

El 29 de marzo el Hogar de Cristo lanzó a nivel nacional su campaña de voluntariado 2011, en la que convoca a los jóvenes a matricularse en la Facultad de Solidaridad, iniciativa que como meta tiene inscribir a 5000 nuevos voluntarios en todo el país.

Para la Sede Atacama Coquimbo se fijo la meta de 400 inscripciones, número que en un comienzo representó un gran desafío para el equipo de la sede, pero que ahora presenta la oportunidad de sobrepasar las expectativas.

Así lo siente Carol Calderón, porque “los jóvenes de Atacama han respondido con mucho entusiasmo y motivación, muchos de ellos no han tenido experiencia con el trabajo voluntario, pero están ansiosos por vivirla”.

El viernes pasado las cifras ya arrojaban un éxito, pues se contabilizaban 444 inscripciones, lo que se traduce en el 111% de la meta propuesta para la Sede y adelanta un auspicioso cierre de campaña el 11 de abril.

Sobre las áreas de acción que ofrece el Hogar de Cristo en la Región para los voluntarios, Carol es clara, “existen diversos ámbitos para el trabajo voluntario, desde el acompañamiento, realización de talleres, apoyos logísticos, servir almuerzo a los acogidos, aplicación de sus conocimientos y habilidades hasta su participación en actividades recreativas; para la fundación todos esas funciones o labores constituyen un aporte significativo”.

Una oferta amplia que en el Hogar de Cristo esperan genera también una amplia demanda entre la comunidad de Atacama, particularmente entre los jóvenes que como Jonathan consideren el trabajo voluntario la mejor opción para ocupar el tiempo libre.

Inscripción voluntarios HC /Preguntas frecuentes:

1.- Cómo puedo ser voluntario del HC?

Hay que inscribirse en la página web www.hogardecristo.cl o a través del teléfono 600 530 300, y de esa forma comienza  el proceso de postulación.

2.- Con qué frecuencia y en qué horarios?

La frecuencia es en general mínimo de una vez a la semana, aunque hay algunas funciones que se pueden desarrollar con una frecuencia de una vez al mes. Los horarios van a depender necesariamente de la tarea que se asuma.

3.- Tengo que cumplir ciertos requisitos?

Los requisitos básicamente son de tiempo, disponibilidad y compromiso. En el caso de los programas que trabajan con niños se realiza un proceso de selección que considera un test psicológico.

4.- Puedo participar con un grupo de amigos y compañeros?

Si, hay muchos proyectos de voluntariado grupal al que las personas de toda edad pueden postular.