Palomas, tiernamente peligrosas

Palomas, tiernamente peligrosas

31 Julio 2020

Como la mayoría de los animales que se han adaptado a la vida en la ciudad, las palomas viven y se alimentan en zonas poco salubres e higiénicamente desaconsejables para los humanos.

Raúl Céspedes V... >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Invitado

Las palomas son tal vez los animales que más controversia despiertan, así como nunca falta quien las adore y pase las tardes dándoles de comer, tampoco cuesta encontrar a gente que les tenga verdadera repulsión y las considere fuente de enfermedades.

Lo cierto es que, como la mayoría de los animales que se han adaptado a la vida en la ciudad, las palomas viven y se alimentan en zonas poco salubres e higiénicamente desaconsejables para los humanos.

Especialistas afirman que tres son las enfermedades infecciosas asociadas a los excrementos de las palomas: la histoplasmosiscriptococosis y psitacosis y estas enfermedades se pueden transmitir principalmente a través del contacto directo con estas aves o con sus excrementos. Sin embargo, esto no quiere decir que las palomas no contagien enfermedades por medio de agentes infecciosos como virus, hongos o bacterias que por lo general se alojan en las vías respiratorias.

Los excrementos de estas aves son los principales culpables de la mayoría de las enfermedades que transmiten las palomas, ya que contienen numerosos agentes infecciosos procedentes de hongos, virus y bacterias. Estos excrementos, cuando se secan, se esparcen por el aire en forma de polvo macropartículas que, en contacto con las mucosas humanas, pueden desarrollar enfermedades.

Las infecciones que pueden provocar, dependen tanto del tipo de agente, como de la edad, estado de salud de la persona y la fortaleza de su sistema inmunitario. Es por esta razón que los niños, personas mayores y enfermos tienen muchas más posibilidades de contraer alguna de estas enfermedades. 

Por favor, evite que sus niños jueguen en la Plaza de Armas, en su casa o en lugares abiertos con las palomas o que ellos inocientemente le den alimentos. 

Para prevenir las enfermedades de las palomas, se deben controlar las colonias de estos animales. También es bueno, remojar la zona con mucha agua para evitar que los excrementos se conviertan en polvo. Y principalmente que las autoridades municipales realicen tareas de control veterinario y sanitario para evitar la superpoblación de palomas. 

Precaución permanentemente, sobre todo si tienes niños en tu hogar.

Raúl Céspedes Valenzuela, Museólogo.