Cuidemos nuestro desierto florido

Cuidemos nuestro desierto florido

06 Agosto 2020

Cuidemos nuestro Desierto Florido, Patrimonio Natural de Chile: no vote basura, no contamine, no colecte insectos ni dañe su ecosistema pisando, arrancando flores. 

Raúl Céspedes V... >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Ciudadano

Este fenómeno natural ocurre cuando las lluvias se muestran generosas con las tierras áridas que existen en nuestra Región de Atacama. Pero lo que se requiere no es que simplemente haya un superávit de lluvias, o que las precipitaciones superen un cierto número de milímetros; es fundamental que, además de precipitaciones abundantes, estas no ocurran de golpe, sino en varios eventos (a lo menos tres) distanciados entre sí, entre los meses de mayo y agosto.

Revisa también: Fichas mineras en la Región de Atacama

Es habitual ligar la ocurrencia de estas condiciones con el Fenómeno del Niño, pues la corriente cálida asociada a este fenómeno que recorre nuestras costas, provoca grandes alteraciones en las condiciones climáticas de la región, ya que aumenta la evaporación en el mar, y por ende, también aumenta la nubosidad y las probabilidades de precipitaciones.

Se ha contabilizado más de 200 especies nativas de plantas anuales y geófitas.
Una planta anual es la que germina a través de semillas “latentes”, que esperan las mejores condiciones para surgir, florecer y perpetuarse, continuando su ciclo de vida. En tanto, las geófitas son aquellas que crecen a partir de bulbos, rizomas o tubérculos, los cuales están bajo el suelo. A ellas se agregan las ramas subterráneas de algunas plantas arbustivas.

Los primeros en aparecer son los insectos, que junto con polinizar las flores, son sustento para diversos animales, como reptiles, aves y mamíferos. A lo anterior se agrega la alta presencia de semillas, alimento de hormigas, aves y roedores, los que a su vez, son el alimento de carnívoros como el zorro. 

Especial importancia reviste para el guanaco, camélido silvestre protegido en nuestra región, el que dispone de alimento en mayor cantidad, lo cual incide positivamente en su población.

Cuidemos nuestro Desierto Florido, Patrimonio Natural de Chile: no vote basura, no contamine, no colecte insectos ni dañe su ecosistema pisando, arrancando flores.  Con el cambio climático que hemos comenzado a experimenta en nuestro planeta, es posible que también tengamos un efecto devastador en nuestro Desierto en los próximos años. Ojalá esto no acontezca.

Raúl Céspedes Valenzuela, Museólogo.-

Imagen: Huawei / Agencia Uno