Consejos para conservar documentos antiguos

Consejos para conservar documentos antiguos

21 Julio 2020

La preservación y la conservación de antiguos documentos, requiere de conocimientos específicos.

Raúl Céspedes V... >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Ciudadano

Los documentos antiguos no solo son papeles, fotos antiguas, cuadernos, libros ó actas; son la memoria vida de nuestro pasado. Ahí encontramos un paso de nuestra historia familiar, la de una comunidad o una nación. Un Patrimonio sagrado de cada familia y un legado permanente hacia el futuro.  Por otra parte, las Fotografías son recuerdos captados por la habilidad y deseo de quien tiene a mano una cámara fotográfica y pasan a ser parte del Patrimonio personal y familiar, al captar en ese momento único un evento que no volverá a realizarse.

La preservación y conservación de los antiguos documentos requiere de conocimientos específicos y, es una permanente lucha contra el paso del tiempo para evitar el desgaste y las erosiones.

En palabras simples, la acción sistemática de la luz, la temperatura y la humedad sobre la química de la composición del papel, así como la formación de hongos, va creando reacciones químicas indeseables, como el amarillamiento de las hojas, la degradación del papel y además efectos biológicos; como la formación de hongos e infestación de insectos. 

Las mejores condiciones de preservación son un ambiente limpio, libre de polvo, con luz, humedad y temperaturas controladas.

La humedad es un factor importantísimo, ya que exceso creará hongos y la falta de ella, a su vez, produce resquebrajamiento y fragilidad de los documentos.

La luz tiene un trascendente efecto de los documentos. No solo la luz visible al ojo humano, sino la radiación infrarroja o ultravioleta, la luz solar, causan también deterioros. Genera reacciones químicas y de oxidación en papeles y fotos.

En los ambientes con iluminación de luz de sol, pueden ponerse cortinas que filtran la radiación UV. Medida en lúmenes/m2. o sea en unidades lux; 50 lux por día es la cantidad de luz indicada para la conservación y equivale a una suave iluminación ambiental. 

Si hubiera documentos expuestos a mayor radiación lumínica, deben guardarse temporariamente en lugares más oscuros hasta su exposición. La temperatura, cuanto más baja más favorece a la preservación.

A la presencia del ser humano y en lugares públicos un rango de 18 a 20 grados centígrados, es adecuado. Sin embargo, las imágenes se encuentran mejor entre los 12 y 13 grados de temperatura.

En palabras simples, por favor: cuide sus fotos y documentos (diplomas) que se exhiben colgados en las murallas de su hogar u oficina y que son un mudo testigo de la historia familiar, ya que, si no los protege, en un par de años será muy difícil poder recurarlos; ya que ese es su patrimonio familiar que único.

Raúl Céspedes Valenzuela, Museólogo.