TPP 11 y AFP: Nuevas leyes de amarre

TPP 11 y AFP: Nuevas leyes de amarre

19 Enero 2021

El gobierno de Piñera ha puesto como prioridades del último año de su administración estas 2 iniciativas, presionando indebidamente al actual parlamento a su pronta discusión y resolución. Mientras tanto, la ciudadanía rechaza la existencia de las AFP y también se opone al TPP11.

José Sanfuentes >
authenticated user

En los 24 años de gobierno de la Concertación se justificó el poco alcance de sus reformas económicas y sociales, debido a las leyes de amarre que heredó de la dictadura. Sus dirigentes se excusan de haber tenido que convivir con el neoliberalismo al no tener las mayorías para superarlo, lo que, en todo caso, no ocurrió con el bacheletismo, que gobernó con mayorías en ambas cámaras. Allí el problema fue que, explícitamente, el neoliberalismo había permeado a sus partidarios. No hay otra explicación para que Bachelet impulsara un tratado tan favorable a las multinacionales y tan nocivo a los intereses de Chile como el TPP11, o la propuesta de aumentar de un 10% a un 13% las cotizaciones previsionales en manos del lucrativo negocio de las AFP.

La ciudadanía, particularmente expresada en las masivas movilizaciones y en los retiros del 20% de los fondos previsionales, rechaza la existencia de las AFP, porque ha tomado conciencia de que no constituyen seguridad social sino sólo negocios para las grandes corporaciones. También se opone al TPP11, que obliga a los Estados miembros a no innovar en aquellas materias que son indispensables para el desarrollo del país: nacionalización del agua, negocios de las farmacéuticas, royalty minero, nuevos impuestos a las grandes corporaciones, por ejemplo. Es cierto que países como Australia o Nueva Zelanda adscriben al tratado, pero lo hacen desde una legislación infinitamente más progresista que la chilena. El famoso tratado obliga a mantener el status quo de cada país, foto que en la actualidad perjudica gravemente los intereses nacionales.

El gobierno de Piñera ha puesto como prioridades del último año de su administración estas 2 iniciativas, presionando indebidamente al actual parlamento a su pronta discusión y resolución. Varios parlamentarios del bacheletismo tienen impedimento legal para su reelección, lo cual puede implicar un serio riesgo de que apoyen estas propuestas piñeristas, puesto que, dado que jubilan, no tendrán que responder ante nadie de una tal conducta indolente a las demandas ciudadanas. Es preciso advertir esta situación. Si el bacheletismo hace “vista gorda” de la conducta de sus propios parlamentarios y dirigentes, no se podrá excusar en que otra vez “heredaría” leyes de amarre. Si permite que se legisle a favor del TPP1 y de las AFP, sus aspiraciones de volver dignamente al poder quedarán sepultadas.

Imagen de referencia: Huawei / Agencia Uno