Columna de Opinión: Aguas Chañar debe responder

Columna de Opinión: Aguas Chañar debe responder

21 Febrero 2017

Tanto la calidad del agua, como su inestable suministro en nuestra región, ha llevado a nuestra población a naturalizar la adquisición de agua envasada.

Jorge Hidalgo >
authenticated user Corresponsal

Por: Jorge Hidalgo, Seremi de Gobierno Atacama.

Hace un tiempo ya la población de la región de Atacama viene padeciendo los problemas originados por la calidad y cantidad de nuestra agua potable, y en la última semana el Gobierno Regional ha debido intervenir ante las reiteradas fallas del suministro de agua potable en distintas comunas de la región, a cargo de la empresa Aguas Chañar.

Desde ésta perspectiva, Aguas Chañar debe ser responsable, ya que es la empresa que está a cargo de la prestación del servicio de agua potable en la región, y como tal, frente a un servicio de primera necesidad para la población, debemos exigir que se trabaje de manera proactiva, anticipándose a los problemas y por sobre todo, realizando las inversiones que aseguren la calidad y cantidad de suministro para evitar casos como los vividos últimamente.

Y acá me quiero detener en la responsabilidad de la empresa sanitaria, ya que su obligación principal es tomar las medidas necesarias y cumplir con la obligación establecida en su contrato de asegurar el suministro del agua potable con buenos estándares de calidad para la población. Debemos reconocer que la red de agua potable sufrió importantes daños con ocasión de los aluviones que resistió la región, situación que se ve agravada por una red de suministro que no ha tenido inversiones para su renovación por parte de la empresa, lo que nos deja una situación de franca precariedad ente cualquier inconveniente.

Tanto la calidad del agua, como su inestable suministro en nuestra región, ha llevado a nuestra población a naturalizar la adquisición de agua envasada, la que se ha transformado en un ítem importante en los gastos de las familias atacameñas, a la que se suma el cobro mensual por agua potable domiciliaria. Con todo, es la población la que padece y paga por un mal servicio, lo que no debemos aceptar. Nuestra población tiene el derecho a un servicio de calidad y a que no se le interrumpa el suministro injustificadamente y sin previo aviso.

Con todo, el Gobierno de la Presidenta Bachelet ha buscado la solución para asegurar el suministro de agua a la población, y ha proyectado las inversiones necesarias para materializar una planta desalinizadora, la que entraría en operaciones en unos años más, lo que no exime de responsabilidades de Aguas Chañar frente a sus reiterados incumplimientos y deficiente calidad de servicio.