¿Quién vela por la contención emocional para los profesores en medio de la pandemia?

¿Quién vela por la contención emocional para los profesores en medio de la pandemia?

03 Julio 2020

Una pregunta válida en tiempos del Coronavirus. 

Diego Ortiz de ... >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Invitado

En esta ocasión quería tocar el lado emocional de los profesores, el cual es igual de importante que lo físico y que muchas veces se pasa por alto.

Es un hecho que existe mucho estrés y hay sobrecarga laboral durante esta pandemia. Si eres profesor jefe, por ejemplo, se te pedirá que tengas una constante comunicación, la que deberá ser fluida, con todos los apoderados.

Otro punto es la situación puntual en la que se encuentra cada alumno, por ejemplo, hay niños que están completamente incomunicados y que no tienen algo que para muchos es algo del día a día, como el WhatsApp o bien no se manejan con los teléfonos y resulta casi imposible poder contactar a algunos. A esto se suma que, por distanciamiento social, no se puede ir a sus domicilios por el peligro de exponerse a un posible contagio.

En mi caso, como profesor jefe de un 8vo básico se me exige tener una buena comunicación con los apoderados y alumnos y eso demanda mucha preocupación y un nivel alto de estrés. Además, hay que sumarle a todo el material que debes preparar durante la semana y al menos en mi caso recibo trabajos literalmente todo el día; desde temprano en la mañana, hasta muy tarde en la noche, lo que excede un horario normal de trabajo. Lamentablemente no es solo mi caso, porque es la realidad de muchos profesores, que no paran de trabajar durante las 24 horas del día y los 7 días de la semana y qué decir de las reuniones, que hacen que normalmente “tragues” tu almuerzo para poder asistir.

De ahí viene la pregunta ¿Quién contiene emocionalmente a los profesores? Nosotros debemos preocuparnos de todos, pero qué pasa con nosotros.

Al menos en el Colegio donde trabajo (la Escuela Marta Emiliana Aguilar Zerón de Tierra Amarilla), se tomó la determinación, que esta semana que acaba de pasar se nos dio libre, que obvio, tiene un “elástico”, porque igual tuvimos que enviar algunas cosas a los apoderados, pero no tuvimos clases. Fue una semana de “marcha blanca”, los colegas de UTP le pusieron de “reflexión”, para tener un descanso y para estar con la familia y realizar las actividades que uno hace normalmente en la casa cuando quiere descansar y desconectarse del trabajo diario.

Lo anterior significó una semana sin preocupaciones, en donde uno se “olvida” un poco de lo que tiene que hacer en la escuela, lo que es bueno y sano y de hecho se volverá a repetir en 3 semanas, lo que creo que es una muy buena medida por parte del establecimiento.

Otra medida que se instauró en los 3 últimos consejos de profesores, es que se estaban realizando junto a los dos psicólogos que tiene la escuela, que son del proyecto de integración escolar, los que en un comienzo nos dieron pequeñas charlas de conceptos derivados del estrés y cómo manejar estos niveles en los niños y en la última reunión nos hicieron ejercicios de respiración.

Por ahí leí que el Mineduc pondrá en práctica estas medidas, pero cuando se vuelva a las clases presenciales, porque todavía se habla de volver a clases, pero la verdad hay mucho miedo a eso, por los rebrotes, por ejemplo.

Si bien, donde trabajo algo se está haciendo, hay muchos colegas que tienen y mantienen la pregunta sobre quién los contiene, ¿lo deben hacer ellos mismos en sus casas?

Todos trabajamos con lo que tenemos, eso es verdad y en mi caso, serán los psicólogos, que, como todos, están en constante descubrimiento en esta pandemia, y velarán por contenernos.

Así, desde el lunes tendremos que nuevamente ponernos las pilas, pero esta vez estarán un poco más recargadas, porque hay que seguir adelante, trabajando y cumpliendo… porque la educación no para.