Por la razón o la deuda

Por la razón o la deuda

07 Julio 2020

Por años nos repitieron que el sistema de ahorro era nuestro, y hoy al parecer no lo es. ¿De quién es entonces el sistema de previsión social?

Cristián Cortés... >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Invitado

El último anuncio para la clase media en plena crisis sanitaria y económica, viene a dar otro golpe a un sector que quizás nunca espero tal retroceso. Endeudarse a un más. El concepto de clase media de hoy sin duda refleja diversas realidades y es importante observar esa variedad, porque en los juegos de espejo sobre lo que somos y queremos ser, sobre todo en estos tiempos de incertidumbre económica al parecer se difumina.

¿Y quiénes somos esa clase media? Entre el 60% y 80% de la población considera que pertenece a la clase media (Wormald & Torche, 2004). Actualmente la socióloga Emmanuelle Barozet confirma esa “sensación” de ser clase media en un 70% de nuestra población.

Es por esto mismo la importancia de la protección de la estructura pilar del país, la gran mayoría, en donde trabajadores y trabajadoras, emprendedores y emprendedoras, ven con preocupación el futuro. Y es en ese mismo futuro que se avecina, otro problema estructural. El sistema de pensiones, ese que su creador dijo que era un mercedes Benz, al que había que ponerla más combustible.

El dato: 6 de cada 10 chilenos tiene una pensión de menos de $150 mil pesos, mientras tanto el promedio es de $178.500, cifra claramente lejana a aquella promesa histórica que se realizó en 1980. Esa que decía que el 2020 nos pensionaríamos con el 100% de lo que fue nuestro ingreso. La promesa del estándar de vida similar entre la etapa laboral activa y el período de jubilación. Promesa que evidentemente, ya años atrás, supimos era falsa.

Y hoy entre tira y afloja, la propuesta del retiro del 10% causa estupor en algunos sectores, sobre todo en los que ese 10% no es necesario para enfrentar la crisis. Bajo la premisa de que el retiro masivo va a provocar a futuro que el Estado deba subsidiar al sistema de pensiones. Pero, no olvidemos que este modelo ya es subvencionado por el Estado, el Pilar solidario creado el 2008 por Michele Bachelet es una inyección para poder aumentar las precarias jubilaciones existentes y dar algo más de dignidad a cientos de familias. Sin dicho pilar solidario, hoy una gran cantidad de chilenas, (¡sí! sobre todo chilenas) no tendría un ingreso en su edad de jubilación, como así también parte importante de los chilenos. Incluso un estudio de L&D afirma que un 63,1% de las personas de clase media cuenta con ingresos “relativamente bajos, perteneciendo a una clase media baja”. (L&D 2019)

Y es así, que por años nos repitieron que el sistema de ahorro era nuestro, y hoy al parecer no lo es. ¿De quién es entonces el sistema de previsión social? Al 28 de febrero de 2020, los fondos de pensiones que administran las AFP alcanzaban los US$195.130 millones, lo que equivale a 80,7% del PIB de Chile. ¿Y quienes son los mayores beneficiados?; algunos datos, Grupo Luksic es el grupo de matriz nacional que lidera la inversión de activos desde las AFP superando los $6,4 billones (US$7.877 millones). Le sigue el Grupo Said, con $5,2 billones; el Grupo Saieh, con $4,4 billones entre otros, y el otros no son más de 6 grupos económicos.

Por lo mismo, mirar el paquete de medidas para la protección de la clase media es a lo menos paradójico, al ver los resultados exorbitantes de activos; las AFPs durante el 2019 ganaron 649 millones de dólares aumentando en un 60% sus utilidades. 

Más aun, hoy se abre la posibilidad de que las AFPs puedan invertir parte de los dineros en grandes empresas, en títulos de deuda, para ir en salvataje de los grandes grupos económicos, con nuestros ahorros. Mientras la clase media no le queda más que endeudarse, una vez más. Y queda preguntarse si la razón es más fuerte, y se toman medidas que permitan que cientos de chilenos no caigan en la pobreza, o seguir transitando por el incierto camino de la deuda.

Cristián Cortés Olivares, Sociólogo. 

Imagen: Huawei / Agencia Uno