El dolor por partes desiguales

04 Febrero 2021

“Las heridas” de la escritora chilena Arelis Uribe, es un relato personal no solo sobre su infancia y la muerte de su padre, sino de sus propias heridas, las cuales ella siente necesita exorcizar a través de esta pequeña novela. 

Karen Pesenti >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Ciudadano

Todo comienza con la protagonista regando las flores del jardín de una amiga, que escucha a lo lejos un verso de una canción del músico Me llamo Sebastián que reza “si algo tiene que acabar que seas tú adentro mío” hasta que recibe un llamado que la transporta a un tiempo de infancia, carencias económicas, y la enfermedad que carcome a la familia en distintos niveles luego de una llamada. El verso se hace potente y ella solo desea que la tragedia del padre acabe adentro, como su propia tragedia infantil que acabó con el amor de sus progenitores en ella.

VEA TAMBIÉN: El Apartheid es ahora

Las heridas” de la escritora chilena Arelis Uribe, es un relato personal no solo sobre su infancia y la muerte de su padre, sino de sus propias heridas, las cuales ella siente necesita exorcizar a través de esta pequeña novela. Entonces es cuando pienso en ¿qué tan necesario es contar tu vida para librarte de ella? (como cuando te inventas un final de eso que no fue y te sientes peor, no se). El paseo por estas vidas en paralelo es intenso, te identificas con los pasajes noventeros post dictadura, uniformes color pingüino y una marea de jóvenes que no tenían las trancas de quienes fuimos niñes en los 80.

Siento que mostrar la vida, como recurso literario, va más allá de un ejercicio biográfico ficcionado, sino que se transforma en un juego de eso que queremos ser (no hablo respecto de la honestidad que ha explicado la autora con esta novela) pero no puedo dejar de pensar en como podemos transformar nuestra vida a través de un texto, mejorarla y salir airoses o simplemente aplicar “modo Bukowski” y dejarse como la peor persona en la faz de la tierra.

El juego de la ficción autobiográfica, es casi un ejercicio de auto-violencia, en la que me recrimino aquello que no fue (como en esa peli “pienso en el final”) o me restriego en la cara lo “penca que soy”empeorando aun mas la imagen que tengo de mi. En fin, el libro de Arelis Uribe es un voto de confianza en la que ella nos abre sus heridas, como un ejercicio de sanación y quizás, hasta de liberación.

VEA TAMBIÉN: La tierra en Rebelión

Las Heridas

Arelis Uribe

Emece

112 pag.