Una economía de color naranja

Una economía de color naranja

09 Octubre 2020

Esta clase de economía no es extractiva, ni vende insumos a bajo precio sino que pone en el centro los principales activos de nuestro país: la creatividad y el talento. 

Corresponsal Re... >
authenticated user

Te queremos ofrecer adentrarnos a la idea de economía naranja e industrias creativas. Quizás este concepto lo has escuchado en alguna mesa de conversaciones bohemias, o tal vez, en alguna de esas ponencias que ocurren en las regiones, donde varios sólo asisten por protocolo y terminan distraìdos en el chateo del whatsap. 

Pero si no les has prestado atención, te recomendamos “despertar”, que esto es mucho más que un slogan, tiene bastante de realidad y horizonte para nuestros territorios. 

Algunos datos que nos ayuden a entender de que tamaño es el “animal”:

  • Se estiman 50.000 empresas creativas en Chile, que representan 5% del total de empresas del país, dando empleo a aproximadamente 500.000 personas. El crecimiento de las ventas y del número de empresas del sector creativo en nuestro país en el período 2014-2017 fue el doble que en el total de los sectores.

  • Estas industrias, que representan el 2,2% de nuestro PIB, tienen muy bajos niveles de contaminación, son intensivas en el uso de capital humano y con alto potencial de creación de empleos calificados. Están avanzando con paso firme en su proceso de internacionalización.

  • La industria de videojuegos vendió US$5,8 millones en 2017, y su principal mercado fue el extranjero, con el 65% de los ingresos.

  • En datos del 2015 (BID); 29,500.000 puestos de trabajo en el mundo pertenecen a esta economía. 3% del PIB Global.

  • El 2013, la economía naranja era la 4 economía del mundo (si fuera un país) después de Japón. 

  • Muy cerca de nuestro país, el 2018, se estimaba que el 10% del PIB de Buenos Aires es ni más ni menos que la economía naranka. 

Pero, ¿Qué es la economía naranja? 

Este breve video de Emanuel Rojas, explica de forma muy sencilla qué es y cuánto pesa esta economía.

                                                   (*) Fuente Diario EL Pulso, BID, libro La economía naranja, Sinca y EY