La polémica frase del rector de la U. Adolfo Ibáñez que encendió el debate sobre la desigualdad